Inicia un nuevo año y, por consiguiente, la planificación de la estrategia de marketing está en pleno proceso para tener los lineamientos generales que se seguirán en el año en curso. Desde la definición de los canales de comunicación que se utilizarán, pasando por los contenidos SEO, objetivos SMART, publicidad, presupuesto y metas de ventas.

Con esto en mente, parte fundamental a la hora de tener resultados exitosos en ventas tiene relación con el público objetivo o buyer persona definido por el equipo de trabajo.

Aunque muchas veces se deja de lado, si no se tiene una noción real del público objetivo, todos los esfuerzos —tanto creativos como comerciales— serán en vano. 

Por lo tanto, definir correctamente al buyer persona contribuirán al logro de una mejor prospección de clientes. 

¿Qué es el buyer persona?

En el mundo del marketing, el buyer persona es un arquetipo o representación semificticia del cliente ideal. En otras palabras, una definición de ese individuo que potencialmente se sentiría atraído al servicio o producto que una marca está promocionando, sea porque la conoce o también porque es afín a sus intereses y gustos.

Sin embargo, no existe un tipo de cliente ideal, por lo tanto, podríamos tener más de un ejemplo de buyer persona para un mismo producto, servicio o empresa, según la estrategia que desees implementar.

El perfil de nuestro buyer persona debe incorporar datos como el rango etario, el título profesional o cargo, el ingreso mensual, entre otros.

¿Por qué es importante definir bien al buyer persona para la venta y prospección de clientes?

Es sumamente importante hacer un análisis del buyer persona de forma consciente y detallada para así identificar sus intereses y puntos de dolor, como también la forma en que busca, dónde y por qué prefiere un producto y servicio por sobre la competencia.

Por lo mismo, quienes trabajan en venta y prospección de clientes, deberían tener claro quiénes son esos buyer personas para ser más asertivos a la hora de ofrecer sus productos y servicios.

Análisis del buyer persona

Pero ¿cómo se logra descubrir a ese buyer persona de una empresa determinada? A continuación veamos algunos puntos clave para definir al cliente ideal.

1- Realizar un mapeo

Analizar la base de datos para determinar si dentro de ellos existe alguna tendencia de clientes actuales y potenciales. Para ahondar más en sus necesidades e intereses, se puede entrevistar a algunos de ellos o enviar un newsletter para conocerlos mejor.

Por otro lado, revisar el comportamiento de navegación de los usuarios a través de nuestro sitio web. Esto se puede realizar con herramientas como Google Analytics.

2- Estudiar al mercado

Analizar nuestra competencia, observar qué hace bien y qué no. También es importante revisar cómo venden sus productos y servicios, puesto que da una noción sobre cómo podríamos hacerlo en nuestro propio caso, para así definir al buyer persona de una empresa.

3- Definirlo

Con toda la información previa, es tiempo de definir un ejemplo de buyer persona imaginario para el servicio o producto. Algunas de las preguntas para determinar cómo es dicho cliente ideal son: 

  • ¿Cuál es su personalidad y comportamiento?
  • ¿Qué edad o rango etario tiene?
  • ¿Cuál es su nivel socioeconómico?
  • ¿Cuáles son sus intereses?
  • ¿Cuáles son sus desafíos o retos?
  • ¿Qué redes sociales utiliza de forma frecuente? ¿Cuáles no?
  • ¿Qué necesidades o “dolores” tiene?
  • ¿Cómo puede nuestro servicio y producto ayudarlo con su necesidad?

Con estos antecedentes, podemos iniciar la búsqueda de esos buyer personas para potenciar las ventas de la empresa. 

En We-Prospect ayudamos a encontrar a los clientes potenciales de un negocio mediante una metodología de prospección comprobada, implementando inteligencia de datos, conectando de forma efectiva y asertiva las soluciones del mercado con los clientes que las necesitan.