Diferencia entre inbound y outbound marketing

Al momento de elaborar un plan de prospección efectiva, es fundamental ponderar los distintos tipos de estrategias existentes. ¿Cómo podemos captar de forma más eficiente a los clientes prospectos? ¿Hay alguna estrategia más indicada que otra de acuerdo a la naturaleza del negocio?

En este escenario, el inbound y el outbound marketing se presentan como alternativas efectivas. Pero ¿cuál es la diferencia entre una y la otra? ¿Y cuál constituye un mejor ejemplo de plan de prospección, dada la naturaleza de la empresa? Revisemos.

Inbound y outbound: dos estrategias para prospección de clientes

Antes de establecer cuál es la diferencia entre inbound y outbound marketing, debemos establecer en qué consiste cada una.

Inbound marketing

Se define como un método de marketing cuyo propósito es el de atraer clientes por medio de contenido que les sea relevante y atractivo, que los inspire y los identifique, de modo que decidan permanecer de forma voluntaria en dicho entorno hasta que eventualmente realicen una compra. Para ello es fundamental conocer el perfil de este cliente potencial, también conocido como buyer persona.

Algunas herramientas típicas del inbound marketing son el marketing de contenidos, la optimización SEO y el marketing social.

Outbound marketing

A partir de un conocimiento profundo de la audiencia objetivo, el outbound marketing busca informar a estos prospectos específicos acerca de los productos y servicios de la empresa mediante programas y campañas, idealmente de una forma significativa para ellos.

Este tipo de marketing emplea herramientas más tradicionales, tales como el e-mail marketing, telemarketing, correos directos a casas de prospectos y ejecución de eventos, más o menos masivos dependiendo del caso.

Conocidas estas estrategias para prospección de clientes, revisemos entonces en qué se distinguen.

¿Cuál es la diferencia entre inbound y outbound marketing?

Con base en lo anterior, se vuelve un poco más intuitivo descubrir cuál es la diferencia entre estas dos estrategias. La principal distinción radica en que el inbound marketing emplea técnicas de marketing no intrusivo, esto es, pretende dar a conocer los productos y servicios de manera más bien implícita, mientras que el outbound marketing sobrepasa esta línea, buscando ser más pro-activo en la comunicación y el ‘offering’ al cliente.

Así, el inbound marketing:

  • Se centra en el interés de los clientes y lectores.
  • Enfocado en las necesidades del consumidor.
  • Fluido e interactivo.

Y el outbound marketing:

  • Se centra en aquel potencial cliente que reúne condiciones específicas para el servicio y/o producto que estoy ofreciendo.
  • La manera correcta es enfocarlo a las necesidades que tiene el receptor de la comunicación.

¿Existe alguna otra forma de hacer prospección efectiva?

Un ejemplo de plan de prospección adicional a estas dos estrategias lo ofrece la metodología We-Prospect, una estrategia que se enfoca en alcanzar a contactos que toman decisiones en empresas, centrándose en una segmentación profunda, entendiendo el ‘dolor’ que tiene aquel potencial cliente y el ‘cómo’ el producto y/o servicio que estoy ofreciendo es capaz de solucionarlo.

La metodología de iteración We-Prospect, que no se enmarca ni en inbound ni en outbound, se compromete a lograr un número agendado de prospectos calificados dentro de un escenario de mercados cada vez más competitivos, todo esto empleando la tecnología para sortear las barreras de entrada contra las que deben pelear las nuevas empresas, realizando en el proceso planes de prospección calificados y consultivos.