En momentos de crisis, es indispensable buscar formas de mantener nuestro negocio activo, pues son aquellas épocas las que determinarán en buena parte el nivel de éxito con el que podremos enfrentarnos al mercado en el futuro.

Por lo mismo, saber cómo lograr reuniones efectivas para prospección de clientes puede ser de mucha utilidad en épocas críticas, para lo cual es fundamental saber comunicar de forma correcta y asertiva el mensaje de ventas.

¿Qué son las reuniones efectivas?

Por definición, lo efectivo tiene que ver con aquello que produce un efecto deseado, independientemente de la calidad de dicho efecto (para lo cual, posteriormente, se recurre mejor a eficiente o ineficiente).

Cuando nos referimos a una reunión de ventas efectiva, podemos estar hablando bien de lograr una buena reunión con el equipo de ventas, bien de concretar una reunión con un cliente prospecto. Es en esta última en la que nos enfocaremos, en aras de entender cómo solicitar una reunión a un cliente de forma inteligente y metodológica.

Dicho esto, las reuniones efectivas de ventas para prospección de clientes dicen relación con el acto de concertar una reunión con un cliente que potencialmente puede adquirir nuestros servicios. La importancia de una reunión de esta naturaleza radica en que constituye un pilar fundamental en la economía de la empresa: es de estas reuniones con prospectos de donde salen las mejores oportunidades y el verdadero cierre de negocios.

Frecuencia y constancia en la prospección: puntos clave para reuniones efectivas

No por nada el 66% de los equipos de venta designan la “satisfacción del cliente” como su KPI principal, seguido justo por “lograr las metas del equipo”, en un porcentaje prácticamente idéntico (65%). De esto podemos desprender una pregunta a modo de conclusión: ¿cómo podemos lograr satisfacer al cliente prospecto y al mismo tiempo alcanzar las metas?

La frecuencia y la constancia son la esencia de las reuniones efectivas; por una parte, la frecuencia permite lograr las metas, mientras que la constancia exige realizar las estrategias de prospección del modo más inteligente posible, sin perder en mente que debemos mantener al cliente prospecto feliz.

En consecuencia, surge el interrogante de cómo es posible lograr dichas frecuencia y constancia, en donde la respuesta asoma de inmediato: mediante una metodología de prospección efectiva.

Metodología de prospección para concretar reuniones

Una reunión de ventas efectiva es aquella que logra ejecutarse. Bien, tenemos el paso más importante. Pero si el efecto último que deseamos es que el cliente prospecto concrete una compra, entonces el criterio cambia: la efectividad y la importancia de una reunión se justificarán en el acto mismo de vender nuestro producto o servicio.

Una metodología de prospección es indispensable para lograr reuniones efectivas en que se consigue la venta del servicio. Al preguntarnos cómo solicitar una reunión a un cliente, debemos entender que dicha metodología tiene que contemplar la comunicación asertiva como base para poder captar al cliente de una forma más empática y comprensiva; es decir, la llegada debe ser menos intrusiva y agresiva.

Asimismo, no basta con esta llegada inteligente al prospecto, la metodología también debe incorporar etapas bien definidas y demostradas, mediante las cuales se pueda llegar a varios prospectos según la naturaleza de nuestro negocio, primero a través de un ajuste inicial, generando oportunamente una base de datos de prospectos, implementando las estrategias necesarias para contactar, efectuando el contacto efectivo y concluyendo con el logro de estas reuniones efectivas.

La metodología de iteración We-Prospect incorpora todo lo anterior y más dentro de la estrategia para que nuestros negocios logren la consecución de reuniones efectivas, restándonos así el dolor de cabeza de tener que inventar una metodología por nuestros propios medios y dándonos la posibilidad de centrarnos en mejorar el servicio que ofrecemos.